• 955 522 530
  • C/ Campana, 6, 3ºA (Sevilla)
  • L-V 10:00-14:00 y 17:30-21:00

Viajar a Bután

Viajar a Bután es sumergirse en un país cuyos usos, tradiciones, costumbres y fe religiosa siguen igual que hace siglos. Prepárate para conocer un destino increíble en el que vas a descubrir la filosofía de la Felicidad Nacional de Bután. ¡Podrás aplicarla a tu regreso!

Un viaje a este rincón es una experiencia única e inolvidable. Es un destino misterioso y mítico, donde encontrarás naturaleza virgen y tradiciones pretéritas que siguen vigentes en este país.

¿De qué puedes disfrutar en Bután? De los paisajes salpicados con templos o dzongs, una mezcla entre fortaleza y templo budista que parece que ha crecido de la tierra. Uno de los más espectaculares es el nido del tigre, Taktshang, que cuelga de un acantilado de más de 700 metros de altura. Dochula y Rinpung Dzong, donde se celebra el tsechu (fiesta religiosa) de Paro, son otros de esos mágicos templos que tiene Bután ¡Te dejarán boquiabierto!

Las fiestas en Bután hay que vivirlas porque son un auténtico espectáculo. Además de los bailes y actuaciones de los artistas, la vistosidad de los trajes tradicionales que lleva el público y lo animado del ambiente hacen que la experiencia sea única.

En este país lleno de tradiciones con una cultura religiosa budista muy arraigada, también es muy recomendable conocer de primera mano la vida cotidiana de los lugareños a través de sus pueblos y templos aferrados a las laderas de la gran cordillera del Himalaya. Viajar a Bután es sumergirse en un viaje en el tiempo… ¡Tienes que vivir esta aventura ya!

Cuándo viajar a Bután

La mejor época para viajar a Bután son los meses de primavera, cuando las temperaturas son más templadas y millones de flores colorean sus campos. Asi que anota los meses entre marzo y mayo como los mejores para viajar a Bután.

Por el contrario, evita el invierno para conocer este país; en los meses de diciembre a febrero se registran temperaturas muy bajas y hace mucho frío.

Qué ver

  • Punakha Dzong: es una fortaleza monástica del s. XVII construida en 1967 donde se unen los ríos Pho Chhu y Mo Chhu. Este es el centro administrativo y religioso de la región y ofrece unas espectaculares vistas del valle de Punakha. Es muy recomendable su visita durante el festival de Punakha y los meses de verano.
  • Chimi Lhakhang: un templo dedicado a Lama Drukpa Kuenley, un monje que usaba canciones para impartir sus enseñanzas. Durante muchísimo tiempo se ha considerado “el templo de la fertilidad” y se cree que las parejas que acudían aquí a rezar finalmente lograban quedar embarazados. Dar un paseo por sus alrededores, por los campos de arroz es una experiencia inolvidable.
  • Khamsum Yulley Namgyel Chorten: este templo fue construido en 2004 por encargo de la reina madre,  Ashi Tshering Yangdon Wangchuck, para promover la paz en el mundo y la estabilidad social y económica que en ese momento asolaba el país. Te dejará sin palabras las vistas desde este lugar.
  • Talo: este pueblo del Himalaya ofrece unas magníficas vistas de las montañas.
  • Punakha Ritsha Village: este pueblo es famoso por su forma de cultivar el arroz, aquí cada casa tiene arrozales y jardines con plantas frutales. ¡Una auténtica maravilla!
  • Paso de Dochula: el trayecto en carretera entre Timphu y Punakha lleva hasta el Paso de Dochula, un espectacular mirador desde el que se pueden ver las cimas de la cordillera del Himalaya. Muy recomendable.
  • Motithang Takin Preserve: el animal totémico de Bután es el Takin, una mezcla de yak y alce. El Motithang Takin Preserve es el mejor lugar para ver a estos mamíferos.
  • Taktsang Lhakhang o El Nido del Tigre: es el lugar más fotografiado de este país. Un templo de gran devoción para la fe budista, que te dejará sin palabras cuando veas el edificio a tres mil metros de altura y colgando del flanco de un acantilado de 900 metros sobre el valle de Paro.

Gastronomía de Bután

La gastronomía de Bután también te sorprenderá. Un consejo: ¡cuidado con el picante! Uno de los platos más populares es el ema datse, elaborado con brotes de chile cocinados con una base de queso. Y como acompañamiento ¡arroz! Un ingrediente que nunca falta en la cocina asiática.

Otras recetas típicas de Bután los thupka o tallarines; los momos, pequeñas bolas de masa hervidas y rellenas de carne o queso; el thali; el gondomaru, huevos revueltos cocinados en mantequilla; o la amplia variedad de guisos como el phagshaphintshom o el bjashamaru.

En cuanto a los postres, destacan los elaborados con leche de yac o los inspirados en recetas internacionales como la panacotta o los budines de frutas.

¿Para beber? Chang, cerveza local y el arra, un licor destilado del arroz, el maíz y el trigo.

[Total: 0   Average: 0/5]